El cuento de Pululgarcito espacial

“¿Ha visto usted a mi pequeñín?” sollozó el alienígena. Sorprendido por aquella presencia, más aún por entenderle, y más aún por su pregunta, respiré y pregunté indiferente cuánto hacía que lo perdió. “Hace un ratito, unos miles de millones de años” respondió. “No creo que le haya visto” espeté. El alienígena volvió a llorar. Entonces se le iluminó la cara (literalmente) y dijo alegre que su pequeñín conocía el cuento de Pululgarcito. “Un día Pululgarcito se perdió en un planeta lejano. Salió a buscar a sus padres pero, por si regresaban, decidió dejarles un mensaje. Dejó un trasmisor en el lugar, pero las lluvias y la temperatura lo estropearon en apenas unos miles de años. Entonces escribió un inmenso letrero en el suelo con piedras gigantes, pero la erosión y los terremotos lo borraron apenas unos cientos de miles de años después. Finalmente, Pululgarcito grabó su mensaje donde probablemente no se borraría en miles de millones de años”. “¿Dónde?” pregunté. El alienígena clavó, a traición, una aguja en mi dedo. “¡Ay!”. Metió mi gota de sangre en el analizador de ADN y buscó entre las cadenas inservibles. “Ummmm… ‘papá, mamá, mi ruta será…’ vaya, está un poco mutado…”. Entonces pinchó una brizna de hierba cercana, y luego a un ratoncito que corría en la hierba, y volvió al analizador. “Veamos… Entre los tres ya tengo todo el mensaje. ¡Gracias!” dijo, y se fue.

¡Así que Pululgarcito llenó este lugar de bichitos con mensajes para sus papás! Me pregunto qué otras cosas pondrá dentro de mí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ciencia ficción dura, microrrelato y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El cuento de Pululgarcito espacial

  1. Isma dijo:

    He observado que muchos lectores no captan lo que quiere decir este cuento, así que ahí va una breve explicación. Como el “niño alienígena” sabía que dejar un trasmisor o formar un mensaje con rocas no funcionaría a largo plazo, decidió crear la vida en la Tierra. Si creaba seres vivos que contuvieran dentro de su material genético el mensaje para sus papás, entonces dichos seres vivos replicarían su mensaje al reproducirse ellos mismos, y así el mensaje sobreviviría miles de millones de años. Por tanto, todos los seres vivos actuales (incluidos los humanos) contienen dicho mensaje dentro de su material genético.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s